«Aquella orilla nuestra»

«

Extracto del libro «Aquella orilla nuestra» de Elvira Sastre. Locución y montaje.

No cargues a nadie con el nombre de tu libertad. Es un peso demasiado grande y demasiado hermoso para unos hombros que no sean los tuyos. No dejes que nadie hable de tus alas si no es para –fium– darles aire. Sólo para eso, ¿vale? Dedica al menos tres veces al día a contemplar las nubes que hay bajo tus pies. Esto es importante. Una vez vi cómo liberaban a un pájaro de su jaula y de qué manera, trastabillado y torpe, se cayó y tuvieron que recogerlo y meterlo de nuevo tras los barrotes, donde pareció por un breve momento que respiró tranquilo. Fue tristísimo ser testigo de cómo perdió en un instante aquello para lo que había nacido: el vuelo. Sólo le quedó, entonces, un miedo disfrazado de consuelo que no era más que una mano ajena decidiendo la dirección del viento de su vida. No quiero que pase eso contigo. No quiero que pase eso conmigo. Hay demasiados espectáculos grandes y hermosos en el mundo que necesito contemplar para seguir encontrando el sentido de muchas otras cosas, pero no creo que sea capaz de ver cómo te cortas las alas a ti misma por miedo a lo que hay detrás, debajo o delante de ti. Si has nacido para ser libre, pajarito, deja que la libertad lleve tu nombre.
«Aquella Orilla nuestra» de Elvira Sastre.

Penguin Random House Grupo Editorial España.

Por Mr Blackmountain

Últimos pensamientos

Instagram